sábado, abril 13, 2024
spot_imgspot_img

Las más leídas

spot_img

Posts relacionados

El curioso incidente de la portada del Time a medianoche

La primera lección que aprendí en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García rompió muchos corazones, pero era algo que teníamos que saber para tener un digno punto de partida como futuros periodistas: «La objetividad no existe«.

Basta revisar el manual de periodismo (de lectura obligada para cualquier estudiante de ésta carrera) para dejar de creer que podemos ser los próximos «Clark Kent» o «Lois Lane» y aceptar que un mismo acontecimiento de interés público puede ser visto, reporteado, escrito y entendido de manera diferente por el periodista al que le «toque» cubrir la nota.

También es cierto que cada empresa periodística tiene una ideología definida, todo mundo sabe las intenciones partidistas de «El Sol de México» o la de «SDP Noticias«, según el medio del que se trate, cada noticia tendrá una percepción, interpretación o jerarquización diferente, lo mismo pasa del otro lado del charco.

Entonces ¿Porqué nos irritó tanto que la revista Time encabezara su portada semanal del próximo 24 de febrero (menos en la versión para Estados Unidos) con la leyenda: «Salvando a México» acompañada de una foto (que envidiaría el mismo Ryan Gosling) de nuestro presidente?, y peor aún, muchos no bajaron de «chayotero» (práctica que se popularizó en el gobierno del «tolerante» ex presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, que consistía en sobornar a los periodístas) al autor del artículo, Michael Crowley, sin ni siquiera haber leído un sólo párrafo del texto.

Los memes y los comentarios no se hicieron esperar, unos más informados que otros, pero la mayoría golpeaba y menospreciaba lo conseguido hasta ahora por el gobierno mexicano. Es verdad que las cosas no marchan bien en el país, la economía creció solamente 1.3% el año pasado y las autodefensas de Michoacán no son los mejores estandartes que podemos presumir ante el mundo pero ¿Queremos estar siempre así?, insultando, criticando, mentando madres, chingando y ¿sin hacer nada?

Es difícil elegir el camino adecuado, ¿Apoyamos? o ¿Derrocamos?, Las reformas conseguidas hasta ahora ¿Sirven? o ¿No sirven?, ¿Llegará un mesías que sea el adecuado (y que la mayoría apoye) para eliminar la enorme desigualdad en nuestro país?

Hasta el momento sólo sabemos que las reformas estructurales promulgadas tienen como objetivo impulsar la economía y beneficiar a la población por medio de la transformación de nuestras instituciones, aunque irremediablemente habrán ganadores y perdedores, y por lo tanto, ésto dificulta su aceptación entre el gobierno, las familias y los empresarios. Pero precisamente ésta es la idea central del artículo de la revista Time, habría que estar aislados en la cámara secreta de Harry Potter para no haber notado que para bien o para mal, México ya no es el mismo de hace un año y ellos lo que hicieron (incluso como una obligación periodística) fue investigarlo y publicarlo.

Si la portada hubiera cambiado el «Saving Mexico» por algún título más discreto y sin tratar de pretender que Enrique Peña Nieto es Peter Parker tratando de salvar a Mary Jane, de todas maneras seguirían existiendo las críticas en su contra pero se venderían mucho menos copias de la revista.

portada time
Enrique Peña Nieto en la portada de la revista Time.

Pero si le sirve de consuelo a alguien que se le haya derramado la bilis al ver ésta portada, puedo asegurarle que en pleno siglo XXI, con las redes sociales y el internet en su esplendor, NADIE en su sano juicio creería que México ya es un país «modelo» sólo por que la calificadora Moody´s subió nuestra nota crediticia al eslabón «A» (lo que podría atraer más inversiones)  o por que se lograron promulgar al menos 6 reformas claves para nuestro país (energética, política, educativa, telecomunicaciones, hacendaria y financiera) y mucho menos por ser portada de la revista Time.

Héctor Usla
Héctor Uslahttps://www.escenarioeconomico.com
Soy un fiel seguidor a los periódicos impresos, me gusta ensuciarme las manos con tinta al leerlos. Estudié en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y en la (gran) Facultad de Economía de la UNAM. También soy aficionado a las artes escénicas y adicto al café.

2 COMENTARIOS

Spotlight